Rosendo Berengüí: “El atletismo es apasionante, te exige estar en constante aprendizaje”

1129

Cuando uno se dedica a lo que le gusta, le pone siempre la pasión y el corazón que como mínimo merece, y el de nuestro protagonista en ‘Murcia Deportivo’ está repleto de zapatillas de clavos y dorsales. Rosendo Berengüí Álvarez (Cehegín, 1943) es expresidente de la Federación de Atletismo de la Región de Murcia (FAMU) y entrenador en activo de jóvenes atletas que buscan su sitio en el panorama actual. Un hombre enamorado del deporte, pero sobre todo de los ocho anillos de tartán, que nos hace un repaso a su larga y reconocida trayectoria.

Rosendo Berengüí comenzó, como muchos chicos a edades tempranas, en el fútbol. “A la edad de Cadete o Juvenil vi que era un petardo y me dio por hacerme entrenador y, unos años después, saqué la titulación de entrenador de fútbol”, cuenta. En Cehegín ejerció como técnico varios años hasta crear junto a unos amigos, ante la falta de secciones deportivas de su municipio, la Agrupación Deportiva Cehegín Atlético. “Entonces Cehegín estaba un poco huérfano de deportes, solamente existía el fútbol y poco más. Creamos diez o doce deportes y casi todos los metimos en competiciones regionales”, explica el ceheginero.

“Creamos diez o doce deportes y casi todos los metimos en competiciones regionales”

Por lo tanto, emprendió sus primeros pasos como entrenador de atletismo en la Agrupación a la vez que lo compaginaba con el fútbol, pero finalmente se decantó por dedicarse exclusivamente a la preparación atlética. “Cuando llevaba unos años en el atletismo, me buscaron amigos para que me presentara a la presidencia de la Federación”, declara. Así fue. Le salió bien la candidatura y en el año 1984 fue nombrado presidente de la FAMU, donde ejerció 28 largos y prósperos años hasta dejar el cargo en 2012. Durante su periplo como dirigente, también fue muchos años miembro de la Junta Directiva de la Federación Española de Atletismo (RFEA) e incluso llegó a presidir el Comité Nacional de Marcha Atlética. “He estado como jefe de equipo en una treintena de encuentros internacionales, como copas de Europa o copas del mundo. Hace ocho años me dejé la presidencia, pero yo he seguido dedicándome a la parcela de entrenador de atletismo”, afirma.

Rosendo Berengüí (primero por la derecha) con la Agrupación Deportiva Cehegín Atlético.

El expresidente se autodefine como un enamorado de la estadística de atletismo, y por ello hoy en día, aparte de su faceta de entrenador, colabora con la FAMU ocupándose de los registros de marcas y récords. Es un pionero del deporte regional y uno de los grandes culpables de que el atletismo en Murcia esté actualmente en auge. “Una de las actividades que creamos en Cehegín Atlético fueron los Premios del Deporte Murciano en el año 1981, que desde el primer momento respaldaron tanto el Ayuntamiento de Cehegín como la Comunidad Autónoma, y este año celebramos ya el 40 aniversario”, asegura. Rosendo Berengüí también es un hombre de fe y muy de su tierra: “He colaborado con diversas actividades deportivas y sociales de Cehegín. Fui presidente durante varios años de la Hermandad de la Virgen de las Maravillas, que es una institución religiosa muy arraigada en el sentir de Cehegín. He hecho lo que buenamente he podido”.

¿De dónde proceden la pasión y esas ganas de luchar por el deporte regional? Berengüí lo explica: “Yo nací en el deporte, ha sido una formación en mi vida. El atletismo es apasionante, te exige estar en constante aprendizaje, seguir investigando. Cuando llevas atletas y tienes que hacerles una preparación debes estudiar la forma de sacar rendimiento. Aparte de eso, en mis tiempos jóvenes organizaba actividades deportivas, como torneos locales de fútbol con 15 o 20 equipos de distintas barriadas. También colaboré en una emisora de radio local en la parcela deportiva. Posteriormente, mi profesión, que era comercial, requería bastante trabajo y tenía que alternarla con los entrenamientos, pero sacaba tiempo de donde se podía”.

Rosendo Berengüí junto a sus atletas en la pista de Cartagena.

Durante los 28 años que estuvo como presidente de la Federación supo lidiar con toda clase de situaciones y encontrar brotes verdes donde solo había desierto. “Comencé en el atletismo en el año 1979 y eran unos tiempos social y económicamente dificilísimos. Vino entonces la transición política, una nueva fase en la política española. Hubo un despliegue de la riqueza y cambió la cosa totalmente. Comenzamos a trabajar en el atletismo, a dar los primeros resultados. No teníamos instalaciones, solamente había unas no homologadas en Murcia y la única que había medio decente era la de la Base Aérea de San Javier, donde hacíamos algunas competiciones, las que nos dejaban por el uso militar. Con los resultados se hizo mucho trabajo y vino la inquietud y el despertar de la gente por el deporte. Las autoridades vieron la necesidad de crear instalaciones deportivas a todos los niveles y ya comenzaron a construirse algunas pistas. Ahí empezó un despliegue cuantitativo y cualitativo del atletismo”, expresa.

“No teníamos instalaciones, solamente unas no homologadas en Murcia y la de la Base Aérea de San Javier”

Respecto a lo que le hubiera gustado hacer y no pudo, añade: “Con recursos siempre se van a poder hacer más cosas. En cada momento hay que adaptarse a la situación y ya está. Me hubieran gustado más becas para los deportistas, que tuvieran más medios para desenvolverse, pero entonces nos adaptábamos a lo que había. Cuando se aprobaron, en el año 86, las Olimpiadas de Barcelona 92, el Gobierno inició el Programa ADO, que creo que es uno de los inventos más grandes que ha habido en el deporte. La empresa privada al servicio del deporte para que los atletas, y el deporte olímpico en general, pudieran dedicarse a su preparación. Las Olimpiadas de Barcelona crearon unas infraestructuras a nivel nacional que es lo que ha hecho que el deporte español se haya situado entre los ocho mejores del mundo”.

Tan bueno ha sido el trabajo en todas las parcelas del veterano entrenador que, en 2016, acompañado, entre otros, por el entonces director general de la Comunidad Autónoma, Alonso Gómez López, recibió un regalo muy especial por parte del municipio de Cehegín. Otorgaron el nombre de ‘Rosendo Berengüí’ al pabellón de deportes como reconocimiento a la labor de una persona que transmite a la perfección los valores del deporte. “Son muy generosos en mi pueblo. Se agradece claro. Anteriormente tuve el honor también de que los Premios al Mérito Deportivo de Murcia me dieran un premio y son cosas que se agradecen mucho. Veo mucha generosidad por parte de la gente”, cuenta.

Rosendo Berengüí junto a tres de sus atletas.

De la Región son varios atletas como Mariano García (800m), Mohamed Katir (3000m) o Sergio López (60m,100m), entre otros, los que están brillando a nivel nacional e internacional, y Berengüí los ha visto crecer a todos a su lado. “Para mí tiene tanta importancia el chico que empieza de Benjamín con ocho o diez años, como los atletas consagrados a nivel internacional. En el caso de estos atletas, es una satisfacción ver que a tu lado hay gente que está superándose, que son capaces de ir a una Olimpiada, a un encuentro internacional, a campeonatos de España…porque no solamente es la medalla o el éxito en sí, es que eso irradia ejemplo para otras generaciones. Eso satisface mucho porque aparte de los éxitos, está el individuo, que es el que lucha, el que tiene sus sueños, el que tiene sus inquietudes, el que sufre muchas veces por el futuro, los estudios o los problemas familiares. Esa es la cara oculta del éxito. Todo eso lo he vivido y en la medida en que haya podido colaborar me siento bien conmigo mismo”, asegura.

“Aparte de los éxitos, está el individuo. Esa es la cara oculta.”

El atletismo regional, sobre todo en los últimos años, ha experimentado un subidón en términos de calidad y parece que va en continuo crecimiento. “Desde que la mujer se ha incorporado de lleno al atletismo hay más clubs. La mujer ha pegado un tirón muy fuerte en el atletismo y en el deporte en general. Cuando llegué en el año 84 a la Federación de Atletismo había siete clubs y quinientas o seiscientas licencias. Actualmente hay ochenta y tantos clubs, no solamente de pista, también el running y las carreras populares están metidas en la Federación. Licencias ahora hay unas tres mil más o menos, y entrenadores cerca de cien. Se consiguen internacionalidades, medallas en campeonatos de España, va mucha gente a campeonatos de España con mínimas de participación…”, explica orgulloso el expresidente.

“La mujer ha pegado un tirón muy fuerte en el atletismo y en el deporte en general”

Además, cuenta cómo ha evolucionado también la relación de los padres con los atletas: “Cuando yo era entrenador de fútbol, y posteriormente cuando empecé en el atletismo, había muchas casas que no tenían coche. Ahora la mayoría de casas tienen uno, dos o incluso tres. Entonces no había tanta facilidad para seguir a los niños y llevarlos a sus competiciones, por lo que tenía que juntar mi coche y el de otro para llevar al equipo y desplazarnos. Con el atletismo pasaba igual. Actualmente hay una inquietud en los padres por estar cerca de sus hijos. Alguna vez un padre me ha dicho que los domingos se levanta a las tantas y no tiene ganas de atletismo ni rollos de esos, y yo digo: pues no sabes lo que te pierdes muchacho”.